Los 5 artículos por los cuales han ‘puteado’ con más odio a El Chontaduro





Redacción de El Chontaduro

 

Para nadie es un secreto que una de las actividades que más le apasiona a los integrantes de esta prestigiosa (?) casa periodística (?), es la de generar sentimientos de odio, ira y rencor entre sus lectores. Dados los múltiples problemas de orden cognitivo, además de los desordenes de tipo afectivo que los redactores y realizadores de este pasquín digital evidentemente padecemos, la única manera que hemos encontrado de llamar la atención es a través de artículos y notas provocadoras, buscando no dejar a ‘títere con cabeza’, ahondando en los complejos y taras más lamentables que nos caracterizan como sociedad.

En ese sentido, casi la totalidad de artículos que hemos publicado durante el año que llevamos al aire, han recibido todo tipo de críticas, algunas veces por su pobre factura, pero siempre por su mediocre intención de generar polémicas con títulos incendiarios, textos nauseabundos y ofensivos. Por supuesto, lo que ánima nuestras enfermizas consciencias, no es otra cosa que el placer de ver cientos de indignados insultándonos, presos de la ira frente a nuestras humildes líneas.

Así pues, hemos decidido hacer una compilación, tanto para aquellas pobres almas que se consideran ‘seguidoras y fanáticas’ de El Chontaduro, pero muy especialmente para nuestros numerosos detractores, de los artículos que más ‘puteadas’, ‘madreadas’, ‘malparidadas’ e improperios de toda índole, nos han conseguido.

5. 14 requisitos para ser admitido en la Universidad Santiago de Cali

“*Porte obligatorio de cadena de plata y escapulario en hombres, y la ‘esclava’ de oro golfi en el tobillo, para las mujeres.

*Conocer y frecuentar por lo menos tres balnearios entre los siguientes: Arrayanes, Estambul, El Arca de Noe, Las Veraneras, Puerto Amor, Aguaparque de la Caña.”

Por estos y otros comentarios ofensivos contra el ‘alma mater’ de miles de caleños, fuimos inundados de insultos y hasta de amenazas de ser demandados. Todo un clásico de la insolencia.

4. Cómo tener una novia en Aguablanca y no morir en el intento

“Asegúrese, por lo que más quiera, que no sea la exnovia de algún pandillero de la zona. Bueno, ni la exnovia, ni la niña que le gusta al pandillero. Pana, si usted se pone de terco, es mejor que cuando empiece a salir con ella pague la medicina prepagada de una vez…”

Este repugnante y clasista texto, generó un hondo rechazo en la sociedad caleña, especialmente en los ‘barones’ de la corrección política (los ‘procuradores’ de lo irrelevante). Insultos, acusaciones y madrazos, fue la retribución por haber redactado esta cochinada.

3. La estupidez en Univalle

 “El actual paro estudiantil es un buen ejemplo de esa “estupidez colectiva” masoquista que ha ganado muchas veces en Univalle. Es apoyado no por la mayoría de estudiantes, que siempre han ido a la universidad a formarse, a estudiar y progresar, sino por una minoría que maneja una agenda muy concreta, con claros intereses políticos, que por desgracia siempre ha logrado permear a algunos bien intencionados univallunos.”




Esta columna de opinión, aunque escrita en tono decente, contrario a nuestro habitual proceder, fue objeto de todo tipo de improperios, graznidos y putazos. Casi que nos tiran papas bombas.

2.  Las 5 peores universidades de Cali (descubre si la tuya está en el ranking de lo mediocre)

“Es sorprendente encontrar a una de las universidades de mayor tradición y prestigio en este vergonzoso lugar. Parece que su hermoso campus y las elevadas matrículas, no son suficientes para que la San Buenaventura ofrezca una mejor calidad a sus estudiantes.”

Una de nuestras primeras notas, que nos ayudó a salir del anonimato y a entrar al desprestigio absoluto en el que nos encontramos.

1. 5 síntomas de que usted es una ‘plastipobre’

“Así como le da pena reconocer el barrio donde vive, también busca esconder los detalles, que usted considera oscuros, sobre su pasado. Si el primer novio que tuvo se llama Wilfran, Yorman o Brayan, y es un tipo que fuma marihuana todo el día en el parque del barrio; si alguna vez se hizo un peinado en zig-zag, tuvo unas plataformas de espuma…”

Cientos de ofendidas mujeres procedieron a insultarnos por ‘sexistas’, ‘arribistas’ y estúpidos. Reconocemos solamente el último defecto.




Publicidad