7 síntomas de que usted es una ‘quitamaridos’




Redacción El Chontaduro

Parece que ser la ‘amante’ o la ‘moza’ ya no produce el desprecio que en épocas anteriores generaba; hoy en día, con la llegada de las ‘bendecidas’, la estética aguamasienta, las uñas decoradas, los combos de cirugías estéticas, los tenitacones, y, el armaggedon estético, los croc-tacones, las ‘mozas’, también conocidas como ‘quitamaridos’, han ganado una popularidad sin precedentes. De alguna manera, hoy la novia o esposa ‘oficial’ es un rol estúpido: aguantarse las penurias de la convivencia, los malos olores mañaneros o el malgenio dominical, no tiene sentido si se puede disfrutar de lo sabroso y bello de una relación: lo que está de moda es dañar hogares, irse a beber aguardiente un martes a una discoteca de mala muerte y rematar en un motel de 40 mil las tres horas.

Así pues, con esta explosión de ‘mozas’ o ‘quitamaridos’, vale la pena preguntarse, ¿cómo puedo reconocer una?, o mejor aún, ¿acaso soy yo una de ellas? Con esta sencilla guía usted podrá determinar qué tanto perfil de ‘moza’ tiene usted.

 

1. Se endeudó para pagar el combo de lipo, tetas y culo

No nos digamos mentiras: nadie se mete 10 millones de pesos en silicona para quedarse en la casa tejiendo o haciendo oficio. Si usted paga mes a mes esas cuotas al banco, fruto de esas refacciones que se hizo el año pasado, lo más seguro es que en cualquier momento deba recurrir a un bello especìmen porcino (también conocido como ‘marrano’), con el fin de que le ayude a solventar sus obligaciones crediticias. Por desgracia, la gran mayoría de estos ejemplares tan útiles, se encuentran comprometidos desde edades tempranas, lo cual significa que usted está en grave riesgo de convertirse en una ‘quitamaridos’.

2. Dice que le gustan los hombres ‘mayores’

Esas viejas que cuando estaban en séptimo en el colegio, se andaban dando besos con los de once, y que cuando llegaron a la universidad salieron con un par de profesores para que les arreglara la nota, lo más seguro es que el resto de su vida sigan teniendo ese gusto, casi geriátrico, de salir con hombres mayores que ellas. No es que les guste, por lo general, la profundidad de las conversaciones, la experiencia o las canas, esas no son más que excusas mediocres, la realidad es que, por lo general, los cuarentones o cincuentones, cuentan con una billetera más generosa que los hombres de su misma edad. De nuevo, por desgracia, este perfil de man casi siempre tiene cuatro niños y una señora gorda esperándolo en casa: si le gustan mayores, es probable que usted sea una ‘quitamaridos’.





3. Estudió enfermería, peluquería en Carrusel o Fisioterapia en la Santiago

No nos engañemos: el perfil de la ‘moza’ promedio es pobre. Difícilmente uno se va a encontrar con una brillante médica cardióloga, o con una ingeniera destacada, que decida meterse con un man casado. Profesiones u oficios que conlleven al contacto físico prolongado con hombres extraños, y que además produzcan escasos ingresos, se traducirán en oportunidades diarias de convertirse en la ‘amante’.

4. Cuando sale con sus amigas ellas evitan llevar a los novios o esposos

¿A notado que siempre que sale con sus amigas es a ‘noche de chicas’? ¿Todas tienen relaciones, pero extrañamente, usted no les conoce las parejas? No se engañe, la razón es sencilla: Por su pinta de loba, y sus mañas de coqueta y trepadora, sus amigas temen que usted interactúe con sus parejas.

5. Cuando suena “Tarde lo conocí” se le ‘llorosean’ los ojos

A propósito de esa desagradable novela de costeños que está emitiendo el Canal Caracol, que narra la vida de una importante cantante colombiana, famosa por ‘quitamaridos’, si usted cada vez que escucha esta tercermundista melodía siente un dolor en el pecho, una aflicción incontrolable y ganas de llorar irrefrenables, producto de los recuerdos de su relación con aquel man de la oficina, no tenga dudas: usted es una ‘quitamaridos’.

6. Tiene una blusa de ‘tigre’ o plataformas de espuma (o se ha hecho moñito en la camiseta de la Selección)

‘Moza’ que se respete tiene un gusto estético bien peculiar: además de su afición por andar mostrando las tetas en la calle, prefieren las prendas más ordinarias y de mal gusto. Mire su guardarropas, revise su forma de vestir, en estos detalles estéticos también encontrará indicios de qué tanta propensión a ser ‘quitamaridos’ tiene usted.



Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*