Categories: Política

Estas son las ‘JOYITAS’ que fueron elegidas para gobernar municipios y están PRESOS

Redacción El Chontaduro

En Colombia se ve de todo, y dadas las circunstancias del país parece que ya nadie se sorprende de que un hombre preso gobierne a sus anchas un municipio o tenga acceso a la política y recursos públicos.

Por eso hicimos un recuento de 4 personajes que fueron electos el pasado mes de octubre para gobernar y aunque solo uno logró posesionarse, todos tienen el título por la votación popular.

Lauro Nel Arturo Guerrero fue elegido en El Rosario Nariño con 2.937 votos, pero antes de saberse ganador fue detenido por el CTI de la Fiscalía, por ofrecer ‘regalitos’ a los electores para ganar su respaldo, pero la competencia de Lauro no era mejor pues su contendor, Alberto Folleco Eraso, también recibió los resultados de la elección tras las rejas.

El electo alcalde del Valle de San Juan, Tolima, Daniel Ricardo García Castillo, fue procesado por concierto para delinquir agravado y corrupción al sufragante. Este personaje es señalado de entregar materiales de construcción y dinero a cambio de votos; por eso fue capturado el 25 de octubre, antes de las elecciones en que obtuvo 2.114 votos.

Otro caso es el de Carlos Alberto Murcia Méndez, quien junto con otras dos personas es señalado de ‘trasteo’ de votos, mejor dicho, de trasladar a un grupo importante de personas que no viven en el municipio para que inscribieran allí sus cédulas y posteriormente votaran.

Por último, peor no menos importante esta Manual Cadrazco Salcedo quien se posesionó como nuevo alcalde del municipio sucreño de San Benito Abad a pesar de estar preso en una cárcel de Corozal, Sucre, para este acto tuvo el descaro de usar como testigos a un par de compañeros reclusos que firmaron frente a un notario para entregarle el municipio a este personaje.

Ante el descabellado panorama cabe destacar que según la reglamentación del CNE ninguna persona privada de la libertad debe asumir el cargo, pese a haber sido elegidos en las votaciones populares. Mientras tanto, estos y otros municipios están a la espera de que un alcalde encargado asuma las riendas mientras se resuelve su situación, ojalá lejos de las garras de los delincuentes por los que votaron.