El Chontaduro: La voz de la Derecha en Cali


0

EDITORIAL

Decidimos cerrar para siempre. El Covid, para muchos medios de comunicación, significó una caída drástica en los ingresos publicitarios. Para nosotros, pequeños entre los pequeños, fue el fin de un proyecto que nació en 2015 y que tenía un espíritu contestatario, diverso y muy caleño.

Pero el último mes, la evolución de un Paro que amenaza con destruir al país e iniciar una era de violencia política y, sobre todo, la situación de Cali que se ha convertido en la “capital” del vandalismo, el miedo y la muerte, nos llevaron a reflexionar sobre la importancia de defender las ideas en las que creemos: la vida, la propiedad privada y la libertad. Por eso le apostamos a sacar del sepulco a El Chontaduro.

A falta de una palabra más entendible para explicarlo, El Chontaduro será el medio de la “Derecha” en Cali. Porque no tenemos vergüenza de creer que el respeto por la propiedad privada es la base del desarrollo de cualquier sociedad, ni nos da miedo decir que el libre comercio es sinónimo de bienestar y que la seguridad de los ciudadanos es la principal función del Estado, tampoco vamos a esconder que somos enemigos de las propuestas nefastas que han inspirado este Paro Nacional y que, de aplicarse íntegramente, generarían miseria y violencia.

Muchos amigos nos cuentan que su proyecto inmediato es irse del país. Otros le apuestan a abandonar la ciudad. Entendible, construir un proyecto de vida en un entorno como el que hemos estado viviendo resulta imposible. El miedo, las agresiones y la ausencia de autoridad, impiden ver a Cali como una ciudad idónea para estudiar, emprender, trabajar o criar una familia.

Seamos honestos, no la tenemos fácil. Las mayorías sociales, como ha ocurrido en tantos otros momentos de la historia, están abrazando un proyecto populista dañino que, a la postre, va a terminar perjudicando no solo a quienes se oponen a él sino también a los que se supone pretende defender, los más vulnerables. Todo indica, como dicen las encuestas y como se puede leer en el ambiente, es que el año entrante Gustavo Petro sea el nuevo presidente de Colombia.

Ya sabemos qué ocurre cuando estos proyectos basados en el fanatismo y en ideas erróneas alcanzan el poder: la degradación material y espiritual de las sociedades es acelerada. Basta ver el caso del que es, quizá, el país más parecido a Colombia sobre la tierra: Venezuela.

Muy poco podemos hacer para detener las ruedas de la historia que llevan a Colombia hacia el abismo de la extrema izquierda. Pero eso no significa que debamos callar y dejar de advertir los peligros que entraña este giro. No es momento de callar, no es tiempo para los cobardes que esconden sus convicciones.

Defender a Cali, una ciudad que ha avanzado a pesar de las adversidades, de las mafias y los políticos oscuros. Ponerse de pie por Colombia, un país que durante los últimos 20 años, contra viento y marea, ha mejorado en todos los ámbitos: educación, salud, pobreza, bienestar social, seguridad. Eso intentaremos y esperamos contar con su apoyo en este proyecto.

Esperamos el respaldo de los caleños que creen que no es momento de agachar la cabeza, ni hora de esconderse, de los que piensan que la violencia no es el camino, pero sí la firmeza y la valentía. Todavía no es tarde, es hora de hablar y explicarle a los despistados el peligro que corremos si caemos en manos de los vándalos y sus jefes.

Ya conocemos las consecuencias de callar y de no meterse en política. El miedo a defender las ideas de la libertad, la propiedad privada y la vida, ha permitido que sus enemigos estén cerca de la victoria. No podemos seguir en silencio. Desde la oficina, las aulas o la empresa, es hora de pelear, no con armas ni con piedras, sino con ideas.

Volvió El Chontaduro. El medio de la derecha de Cali.


Like it? Share with your friends!

0
el chontaduro

0 Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *