Redacción El Chontaduro

Como sacado de una película de terror, un exsacerdote francés confesó ante un tribunal que durante aproximadamente 20 años abusó de aproximadamente 2.000 menores de edad miembros de la comunidad de feligreses.

Justificándose con el tiempo y las costumbres de la época Bernard Preynat admitió que tocaba o besaba a “cuatro o cinco niños” por semana, según él todo visto desde una perspectiva de cariños, nunca como acto sexual.

“En la época, a mi entender no cometía agresiones sexuales sino que eran caricias, cariños. Estaba equivocado. Son las acusaciones de las víctimas las que me lo han hecho comprender”, dijo en la corte.

El hombre de 74 años, es acusado de haber cometido esos actos de abuso contra niños de 7 a 15 años, cuando era capellán de los scouts en Sainte-Foy-Lès-Lyon, entre 1971 y 1991.

Aprovechando la confianza que los padres depositaban en él, llevaba a los niños de excursión constantemente y durante esos viajes aprovechaba para cometer sus vejámenes.

Ahora reducido por la edad y las enfermedades, Preynat no tuvo otra opción que confesar, por eso, sin lugar a dudas será condenado finalmente, pues cabe mencionar que este caso escondido por la iglesia lleva años en las sombras de la justicia.

“Yo sabía que estos gestos estaban prohibidos, que eran caricias que nunca debería haber hecho. Eran a escondidas (…)  Y sí, es verdad, me aportaban placer sexual”, indicó entre lágrimas.