5 frases ESTÚPIDAS del Paro que ya no soportamos


1

Redacción El Chontaduro

Es obvio que la mayoría de personas que apoyan el Paro no tienen ni idea por qué lo hacen. Como cuando un adolescente escoge pagar el triple porque la camiseta tiene un cocodrilo o una chica decide usar los jeans desteñidos: se trata de una moda. Y las modas no se explican sino que se copian.

Y como toda moda, con el tiempo, el Paro se ha convertido en una caricatura, en un pastiche ridículo de obviedades y lugares comunes que no significan nada. De frases de cajón, que repiten como zombies pero no las entienden y solo lo hacen para “parecer cool” para demostrar lo buenos y virtuosos que son.

Igual que los “bombastic” o el “corte Garzón”, el Paro también va a pasar de moda, pero de momento nos toca aguantarnos las frases ridículas que los adolescentes inmaduros, de todas las edades, repiten por inercia.

A continuación algunas de las más ridículas e insoportables frases del Paro:

1. “Hay que parar para avanzar”

Se lleva el primer lugar porque no solo es ridícula sino que desafía las leyes de la lógica y de la física. ¿Parar hasta cuándo? ¿Avanzar para dónde? No saben y no responden, lo único que entienden es que esta frase de cajón parece ingeniosa, por eso la repiten cada vez que alguien les recuerda que el Paro está sumiendo en la miseria a millones de colombianos y quebrando a centenares de empresas.

– ¡Me van a despedir del trabajo sino llego a tiempo! – les grita una señora a la que no dejan subir al Transmilenio.

– Hay que parar para avanzar, mi señora – le responden con arrogancia.

Mientras tanto que no coma ni la señora ni los niños que tiene en casa, porque sino paramos no avanzamos. ¿Avanzamos hacia dónde? Al abismo por supuesto.

2. “Que el privilegio no te nuble la empatía”

Produce un poco de nauseas esta frase que se inventaron los niños hippies del norte de Bogotá. Luego de que sus padres trabajaron vida y media para pagarles una universidad de muchos millones, ahora se creen con el derecho de juzgarlos, de culparlos por los “privilegios” que tienen.

– Mi amor, ¿me acompañas a Urgencias? Me siento mal…

– ¡No papá! Que el privilegio no te nuble la empatía, o sea, hay muchas personas que no tienen una clínica dónde ir y tú diciéndome que te acompañe a urgencias. Eso es fascismo. ¡Me voy a marchar!

Los que nunca han trabajado y no saben el esfuerzo que hay detrás de lo que ellos creen son “privilegios”, ahora dan lecciones de empatía.

Los que apoyan un Paro que ha significado la muerte de bebés que no pueden llegar a una clínica por los bloqueos, nos dan lecciones de “empatía”. Los que con soberbia impiden que las empresas y los empleados trabajen, nos explican que ellos sí tienen sensibilidad por los demás. Ridículo.

3. “El gobierno es más peligroso que el Covid”

Como resulta impresentable, después del esfuerzo que hizo toda la sociedad contra el Covid, que un pequeño grupo de personas se dedique a aglomerarse y a esparcir el virus, se inventaron esta tontería para banalizar la muerte de 100 mil colombianos.

Si el gobierno es más peligroso del Covid, que ya mató a muchas miles de personas, entonces vale la pena el riesgo. Hay que marchar contra el peor de los virus: el gobierno. ¿De dónde sacan esa idea? ¿Es decir que el gobierno ha matado a más de 100 mil personas? No tienen ni idea, pero necesitan repetir esta frase estúpida para justificar su irresponsabilidad, para argumentar por qué, en medio de la peor crisis de salud pública que ha enfrentado el país en su historia, decidieron aglomerarse y contribuir a la muerte de más colombianos.

-Mijo, no se vaya a esa marcha, mire que de pronto le trae el virus a su abuelita.

-¡No mamá! Hay que ir a luchar contra este gobierno que es más peligroso que el Covid.

4. “La generación sin miedo”

¿Cuál es la generación más valiente de la historia? ¿Tal vez la que salía a la calle y no sabía si le iba a tocar un carro bomba de Escobar o una pesca milagrosa de las FARC? ¿O acaso será la de los abuelos que llegaron del campo a la ciudad huyendo de la muerte y de “los pájaros” y “chulavitas”? No, nada de eso. La más valiente es esta, la que consume 5 horas de vídeos en Youtube en la mañana y por la tarde se va a marchar.

-¡Ustedes los viejos son unos cobardes! ¡Nos dejaron una mierda de país! – le grita al abuelo que estuvo en la Guerra de Corea – ¿Apito me regala 10 luquitas para ir a la marcha?

La generación sin miedo es la que se niega a madurar. La que se quiere quedar jugando Play Station en la casa de los papás hasta los 50. La que necesita culpar al gobierno de su situación, porque sino es el gobierno, ¿de quién es la culpa? ¿De ellos mismos? Ni de riesgos.

5. ¡Viva el Paro Nacional!

Esta no es mérito de este paro, ni de esta generación de “protestantes”. Es más bien una de las frases de cajón históricas de la izquierda, no solo colombiana, sino del mundo. No por eso es menos estúpida.

Si el propósito del Paro es mejorar la situación del país, y cuando eso ocurra acabar el Paro, ¿Por qué gritan “Viva el Paro Nacional”? Deberían desear que el Paro acabe, no que “Viva”

Pero no, ellos no desean que el Paro muera, ni desean que nada mejore. Desean tener excusas para alargarlo, si es posible de manera indefinida. De eso viven, del anhelo de protestar, por todo, para siempre.

¿O alguien cree que los señores de FECODE desean que pare el Paro?

-Profe, ¿Cuándo volvemos a clase? Ya estoy aburrido de estar encerrado en mi casa sin aprender nada…

-¡Viva el Paro Nacional! A marchar camarada…


Like it? Share with your friends!

1

0 Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *