Redacción El Chontaduro

Algunos hombres se preguntan las razones de por qué esa chica que les parece hermosa, en quien piensan todo el día y los enloquece, sencillamente los rechaza de manera sistemática: siempre les dice que no cuando la invitan a comerse un choladito, a ir a la ciclovía el domingo o a darse un bañito bien sabroso en el Parque de la Caña o en Pance. La respuesta no puede ser más sencilla querido amigo rechazado: usted es un individuo desagradable, y no produce otra cosa más que asco.

Si lo rechazan todo el tiempo, si nadie le está dando la hora, lo más seguro es que usted pertenezca a alguna de las siguientes categorías de caleños que dan asco:

  1. El selfie-man

Usted es de los perdedores con vida social limitada, si sus únicos amigos son su tío Eduardo y la señora Irma que vende arepas en la esquina, pero además se la pasa registrando su soledad infinita, publicando selfies a todas partes donde va, lo más seguro es que sea un “selfie-man”: un caleño perdedor y solitario, que le toca tomarse fotos a sí mismo para subirlas a redes sociales.

Afronte la realidad, usted solo produce asco.

2. Traqueto pobre

Todo el tiempo anda vestido como si estuviera a punto de montarse a una yegua en una cabalgata con burroteca, no le falta su carriel de imitación cuero, no sale a la calle sin esos mocasines baratos y sus pantalones súper entubados, todo el tiempo anda buscando problemas y peleas, pero eso sí, a pesar de su actitud de “patrón” y de su apariencia de mafioso internacional, la realidad es que anda sin un peso en el bolsillo.

Nada más asqueroso que un traqueto, pero si además es pobre, es una verdadera porquería.




3. Crossfit-barbie

Nada que le genere mayor repulsión a una mujer que un hombre más vanidoso que ella; con la invasión de “box” de crossfit en Cali, este espécimen ahora abunda en la ciudad. Si usted está obsesionado con sus abdominales, es feliz montando fotos sin camisa en las redes sociales, no come empanadas desde hace más de dos años porque le daña su “entreno”, le tengo una dura verdad: es toda una barbie. Y además es asqueroso.

4. El “ven peliculiemos”

Infaltable especimen caracterizado por su insaciable voracidad sexual: este personaje nunca invita a cine o a comer, porque además generalmente mantiene sin un peso, con lo cual el único plan que se le ocurre es invitar a las chicas a “peliculiar”. Este tipo de caleño espera que al día siguiente de conocer una chica ella vaya corriendo a su casa (o en el peor de los casos, a la casa de su mamá) a encerrarse dizque a “peliculiar”.

Por lo general, este tipo de individuos, excesivamente ganosos, son también asquerosos.

5. Chirri-mamerto

Estos sujetos algunas veces logran enredar a sus incautas presas a través de retahilas absurdas y palabrerías anti-capitalistas sin sentido, sin embargo, su falsa imagen de intelectuales progresistas termina siempre opacada por el mal olor axilar que los caracteriza.

Los chirri-mamertos, por lo general estudiantes o egresados de una universidad pública del sur de la ciudad que no deseo mencionar, suelen vivir con su mamá, a quien le exprimen su minúscula pensión con el fin de comprar bebidas alcohólicas artesanales, diversidad de hongos alucinógenos y todo tipo de sustancias psicoactivas.

Pobres, olorosos y mamertos, solo producen asco.

6. Chayanne de Ciudad Córdoba

Ellos se creen irresistibles; su éxito reproductivo en las marginadas comunidades del oriente (o la ladera) de la ciudad, de donde provienen, los ha convencido de que son hermosos, inteligentes y sensuales, y que ninguna mujer es capaz de negarse a sus encantos. Pero cuando salen de sus guetos, se encuentran con una dura realidad: su apariencia deplorable y su ausencia de gracia, se traduce en que cada chica a la que se acercan los rechaza.

Si se cree un Don Juan, pero viene de Ciudad Córdoba, solo produce asco.

7. Stalker traumado

Para finalizar, queda la que es quizá la categoría más patética de caleño existente, la de aquellos que ni siquiera se atreven a hablarle a una chica en la vida real, y se limitan a hablarle (y acosarla) a través de las redes sociales. Se trata de ese tipo que le da likes a todas las fotos de una desconocida, y que no tiene problema en escribirle un viernes por la noche algo así como “Hola, eres una princesa muy hermosa”.

El Stalker, generalmente un tipo con problemas de sobrepeso y acné, por supuesto solo produce asco en las caleñas.