Redacción El Chontaduro

Al iniciar su gobierno Duque arrancó literalmente con el pie derecho acompañado de toda la cúpula uribista que le dio la mano, pero ahora parece que su camino se ha desviado y no porque se haya vuelto simpatizante de la izquierda, sino porque cada traspié que da lo deja muy mal parado.

Pero sin duda para nuestro querido presidente está tiene que haber sido la semana más tensionante de todas, pues el universo, o mejor, sus malas decisiones conspiraron en su contra y tiene al país encima.

Hagamos un breve recuento de los hechos que han dejado a Duque al borde de una crisis nerviosa.

El Bombardeo

Ocho niños murieron en una operación militar contra grupos de las Farc y el operativo que había sido catalogado como “impecable” se vino abajo ante semejante atrocidad.

Este hecho le costó la cabeza Guillermo Botero, ministro de defensa hasta hace unos días, y por si fuera poco tiene a Duque contra las cuerdas pues será denunciado ante Corte Penal Internacional (CPI) para que se investigue su responsabilidad en la muerte de los mejores.

¿De qué me hablas, viejo?                         

Resulta que un periodista de ‘El Heraldo’ de Barraquilla se acercó al presidente para cuestionarlo sobre la muerte de los menores durante un operativo militar, y a Duque ‘se le cruzaron los cables’ y lo único que se le ocurrió decir fue “¿De qué me hablas, viejo?”.

Colombia es un país sensible y dadas las circunstancias no es para menos, y parece que al presidente el estrés no lo deja pensar con claridad y esta vergonzosa respuesta se convirtió en el caballo de batalla de sus opositores que a punta de memes lo dejaron por el piso.

Aunque Duque salió a pelear diciendo que no había entendido la pregunta, todo esto no fueron más que una ‘pataleta de ahogado’ porque el mal ya estaba hecho.

Aproximaciones al paro

Por si esto fuera poco Duque está amenazado, sí, amenazado por miles de colombianos que de la mano de la oposición aprovecharon ‘la papaya’ que dio para levantarse e impulsar un paro nacional el próximo 21 de noviembre.

El asunto parece grande y aunque Uribe ha tratado por todos los medios de hacer ver esta manifestación como una conspiración internacional para que el pobre presidente no pueda trabajar, su esfuerzo aún no rinde los frutos esperados.

Lo cierto es que la movilización está tomando fuerza y cuando la turba enfurecida salga a las calles ¡sálvese quien pueda!  

Finalmente, les dejamos una ‘ñapa’, aunque no se necesita una encuesta para ver que la imagen de Duque está jodida, la gente de Gallup Poll determinó que la desaprobación del presidente se ubicó en el 69 % y que en términos generales nadie está contento con su mandato. Y ojo que no es por asustarlo, pero como dice la Biblia ‘vendrán tiempos peores’.