Nosotros

Nacimos en Cali gracias a un accidente. Luego de una reunión fallida, en la que pretendíamos vender una criatura totalmente distinta, se nos ocurrió procrear a El Chontaduro.

Y así, como un hijo no deseado, al que le fuimos cogiendo cariño, surgió un portal web que tenía como premisa cambiarlo todo.

Pero, como casi siempre ocurre con las intenciones grandilocuentes, terminó estrellado contra la dura realidad. No cambiamos nada, ni escribimos esas historias fantásticas que nadie quiere leer, ahora solo tenemos un objetivo: tráfico.

Nuestra humilde intención es descubrir lo que la gente quiere leer mientras está en el baño escapando del jefe o huyendo de una pelea con su pareja, lo que lee en el bus o el metro mientras va camino a casa, lo que nunca compartiría en su muro de Facebook pero desea ver.

No hacemos periodismo ni investigación, no nos interesan los premios ni dar conferencias en universidades. Solo queremos el tráfico, nos conformamos con ese humilde objetivo.

Contacto: comercial@elchontaduro.com

¿Qué opinas?