Redacción El Chontaduro

Tras la renuncia de Guillermo Botero, el presidente Iván Duque no tuvo otra opción que buscar una nueva figura que se pusiera al frente del Ministerio de Defensa y ‘afortunado’ fue el comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro.

Este hombre que literalmente es de armas tomar, lleva 39 años en las Fuerzas Militares, tiene una extensa hoja de vida, donde ha desempeñado labores en unidades de combate de infantería y de formación de capacitación de oficiales y suboficiales del Ejército, entre otras tantas.

Sin embargo, este hombre no se imagina el ‘chicharrón’ que le acaba de caer en las manos, porque para defender a Colombia, luchar contra el crimen y erradicar la coca, que es lo que Duque pide, más que un buen militar necesitaría ser Superman.

Como era de esperarse el ministro encargado Luis Fernando Navarro, ya ha despertado amores y odios. Por un lado, están los que opinan que “al que no quiere caldo se le dan dos tazas” y es la prueba de que Duque seguirá nombrando a quien le dé la gana haciendo uso de sus facultades como presidente.

Por el otro, hay algunos expertos que cometan que su nombramiento es “constitucionalmente problemático”.

No cabe duda de que Navarro está en el ojo del huracán por los últimos hechos que dejan a las Fuerzas Militares en mala posición, pero no queda más que desearle suerte y cordura para que no renuncie como Botero.