Violaciones, Drogas y peleas: El día a día en los “puntos de resistencia”


-1

Redacción El Chontaduro

Una denuncia de violencia sexual circula en las redes sociales, efectuada desde el perfil de Instagram de “Mujeres Antifascistas Colombia”, uno de los colectivos que participan en el Paro Nacional y que tiene presencia en varios de los llamados “puntos de resistencia” en Bogotá.

Los hechos habrían ocurrido, de acuerdo a esta organización, sobre la media noche de este lunes festivo en la zona de “Portal Américas”, donde se adelantaba un concierto.

“Aproximadamente sobre las 11 p.m. habrían violado una mujer”, aseguraron en un comunicado. Denuncian que pese a haber denunciado el hecho frente a las “autoridades” de la actividad, estas se negaron a suspender el concierto y las acusaron de intentar arruinarlo.

“Es reprochable la forma en la que se manejó la situación (que no es única ni primera en este espacio)”, aseguraron las mujeres, dando a entender que se conocen varios casos de violaciones contra mujeres en este lugar.

Afirmaron, además, que el encargado de la tarima únicamente le pidió a los asistentes “moderar” el consumo de drogas y alcohol en el evento.

“Sucedieron hechos muy lamentables contra la seguridad y la dignidad de las mujeres”, sin embargo no precisaron quiénes serían las víctimas ni los sospechosos de los hechos.

Lo que queda claro a raíz de estas denuncias es que no solamente los llamados “puntos de resistencia” se han convertido en auténticas discotecas al aire libre en donde los jíbaros hacen su agosto, sino que también hay hechos gravísimos de violencia sexual que, por supuesto, se quedan en la impunidad ante la incapacidad de las autoridades para atender los llamados de las víctimas.

Finalmente, las “Mujeres Antifascistas”, señalaron que por denunciar los hechos fueron víctimas de insultos por parte de los integrantes del grupo de milicianos conocidos como “Primera Línea”.

“”Feminazis”, “estas viejas se nos van a tirar el evento”, “empujándonos y quitándonos el micrófono”, fueron algunos de los insultos y agresiones que recibieron por cuenta de su denuncia.

Al parecer, más que lugares de participación o protesta política, los “puntos de resistencia” se convirtieron en un foco de inseguridad, ya no solo para los vecinos de las zonas sino para los propios manifestantes, que en un ambiente de drogas y alcohol se hallan a merced de los delincuentes.

Este es el comunicado del colectivo Mujeres Antifascistas denunciando las violaciones y los abusos de la “Primera Línea” en esa zona:


Like it? Share with your friends!

-1

0 Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *